Salento

Carousel imageCarousel imageCarousel imageCarousel image

Es tal vez el municipio más importante para el turismo en el Quindío, esto debido a tres razones fundamentales. La primera, la bella y conservada arquitectura legada de la colonización antioqueña; la segunda, el imponente valle de Cocora, que a nivel paisajístico es uno de los mas bonitos de Colombia; y la tercera, por un ambiente contagioso de paz y bienestar que se impregna inmediatamente se arriba.

Localizado a 26 km de Armenia, en el costado occidental de la cordillera Central y al nororiente del departamento, Salento es como un recuento histórico de a región, ya que sus calles plasman intacta la tradición de los pobladores iniciales. Tradición que aún hoy muchos se esmeran en preservar para que el lugar proyecte su pleno encanto. Este pueblo de casas coloridas y balcones adornados de flores cuenta entre los residentes algunos extranjeros que algún día legaron y decidieron quedarse atrapados por el encanto del lugar.

Por eso es recuente encontrarse en cualquier esquina con argentinos, italianos, franceses, americanos o españoles; incluso, algunos de ellos recién entrados en las estupendas calles de Salento, deambulando aún con su equipaje terciado en busca de la atmósfera cultural y de las maravillas del paisaje.

Más Info

CALLE REAL

Inicia en uno de los vértices de la plaza rumbo norte hacia el mirador Alto de la Cruz. Se trata de la calle mejor conservada con el protagonismo de casas típicas y alegres que le han merecido a Salento estar entre los pueblos más lindos de Colombia. En ella se da la confluencia de un amplio mercado artesanal, de restaurantes, cafés y hostales que con sus productos y servicios constituyen el alma comercial de la municipalidad. Dichos sitios resultan propicios para adquirir muy buenos recuerdos, artesanías en guadua, y en general, gran cantidad de artículos como ruanas, sombreros, pulseras o collares. Se le llama calle Real porque era allí donde vivían las personas más ricas e influyentes del pueblo.

El recorrido turístico en Salento se complementa con el placer de disfrutar la gastronomía tradicional. Gracias a la existencia de muchos criaderos, la trucha en sus distintas presentaciones es el plato más famoso del pueblo.

ECOPARQUE EL MIRADOR

Es punto obligado de visita porque desde allí se observa el Valle de Cocora que nace entre las montañas de la cordillera Central y se desliza paralelo al río Quindío; es posible llegar en carro y estacionarlo en el parqueadero del lugar, que además tiene baño público. La estructura, en forma de balcón, está construida en guadua, representando así una óptima tribuna para admirar el paisaje, incluso a través de algunos telescopios que alquilan los lugareños. Desde el mirador parte un corto sendero que une al mirador con el alto de la Cruz. Allí venden ricos dulces, miel de abejas, obleas y canelazos para el frío. La mejor forma de llegar es preguntando a cualquier habitante.

MIRADOR ALTO DE LA CRUZ

A través de los más de 200 escalones que inician donde termina la calle Fieal de Salento se accede a este sitio que permite hacerse a una idea dela magnitud del valle de Cocora, y que al mismo tiempo ofrece una panorámica del pueblo. Durante los descansos del recorrido aparecen las imágenes del viacrucis que recorrió Jesús rumbo al monte Calvario. El mirador, aparte de ser un atractivo turístico, constituye un permanente destino de peregrinación.